Navegación

Artículos Relacionados

Que las máquinas trabajen, ellas sí son productivas


Laura Albarrán
Que las máquinas trabajen, ellas sí son...

Por Cristóbal Miguel García Jaimes

Experto en Transformación Digital

La tecnología facilita la vida y el trabajo, pero hay que tener cuidado de mantener la calidez en lo esencial de las relaciones humanas.

• Hoy, se pueden controlar las cosas de manera más fácil y fantástica.
• Aprovechar los procesos innovadores, aplicarlos a nuestra empresa y seguirlos mejorando.

Cuando escuchas la palabra “robótica”, ¿piensas en Robotina?

Si contestaste que sí, mi amigo, quiero decirte que aparte de ser un fiel seguidor de los Supersónicos, ya no te cueces al primer hervor; o lo que es lo mismo, el futuro nos ha alcanzado (¿o nosotros a él?).

De las pocas veces que tuve la oportunidad de ver dicha caricatura, recuerdo que fue de lo más fenomenal ver cómo esos sueños guajiros de que se podían controlar las cosas de manera más fácil y fantástica, se hacían realidad. ¿Acaso no sería increíble tener robots que sacaran a pasear al perro (siempre y cuando uno no pueda), o subir a esas bandas eléctricas (como las del aeropuerto) para llegar al trabajo? ¡Ahora no habría pretexto para llegar tarde al trabajo!

Aunque situaciones más reales no fueron previstas ahí, como una contaminación en aumento, hambrunas en zonas geográficas remotas (y otras no tanto) y un mundo que va en declive con la pérdida de valores. Podemos encontrar grandes acercamientos:

  • El FaceTime para ver a la novia y colgarle a los padres.
  • Los correos electrónicos como un medio más eficaz de comunicación corporativa, aunque en Europa se legisla para que jefes no manden E-mails en horarios fuera de trabajo.

Todo esto basta para indicarnos que ya alcanzamos el futuro, o más bien, ya nos jaló hacia él. 

Ser productivo ahora, es estar en el mañana de ayer. Aprovechar los procesos innovadores, aplicarlos a nuestra empresa y, por qué no, seguirlos mejorando.

Por ejemplo, para armar una fiesta hace medio siglo, ya sea la reunión anual de la empresa, el aniversario o por mera causa random, se enviaban las invitaciones por medios postales; lo que significaba una carta a la vez. Esto no es un problema si tenemos 10 invitados, pero se empieza a complicar cuando van 100, 300 o miles. Ahora, basta con tan solo poner a trabajar a una interfaz de computadora que autoenvíe centenares de correos electrónicos desde una base de datos (las direcciones de los e-mails).

 La tecnología nos facilita las cosas, nos hace la vida más amena. Pero también logra algo cuántico: nos aleja cuando nos acerca. Ya sabes: los que se ponen a “whastappear” cuando se reúnen con los cuates para tomar un café.

maquinas-trabajan-ellas-productivas
maquinas-trabajan-ellas-productivas
Show Comments (0)

Comentarios

Suscríbete a nuestra Newsletter

Date de alta y recibe las novedades más interesante sobre las soluciones de Realidad Digital que necesitas en tu empresa.

Continuando acepto la aviso de privacidad