Navegación

Artículos Relacionados

La calidad como valor para las causas sociales


Realidad Digital
La calidad como valor para las causas...
operaciones-cadena-valor-calidad-valor-causas-sociales

Por Cristóbal Miguel García Jaimes
Experto en Transformación Digital

La labor de la responsabilidad social es una relación de obligaciones tanto para quien da como quien recibe.

• Cómo concentrar de una manera bastante eficiente el sistema de entrega y recepción.
• El donante debe permitir hacer, para lograr una reducción de tiempos y costos para llegar al objetivo.

¡Bueno!, doblemente bueno.

Sin duda alguna, las personas que se dedican a la responsabilidad social tienen con ellos bastantes obligaciones con la sociedad y con los donadores.

Los primeros son quienes reciben y los segundos quienes entregan. Un ciclo finito de cómo se logra concentrar de una manera bastante eficiente el sistema de entrega y recepción. Pero ello significa que se pueden presentar adversidades, mismas que los “puentes” (las personas que se dedican a la responsabilidad social) deben subsanar, lo que implica que simplemente tienen doble chamba que deben de sacar adelante, ¡y lo hacen!, simplemente con empeño. Pero esto no es trabajo de un solo equipo. Ambas partes de nuestro puente deben hacer lo suyo.

Los que entregan tienen que dar seguimiento a los recursos: indagar hasta el fin último de estos y mantener un estricto papel de donadores. Tendrán algunos beneficios, claro, pero si incluso intentamos de buena intención aportar condiciones que no nos corresponden, puede que pase que entorpezcamos el asunto. Es aquí donde se debe permitir hacer para evitar duplicidad de tareas, y en cambio lograr reducción de tiempos y costos para llegar al objetivo.

En contraparte, tenemos a los que reciben: las personas en quienes recae el deber de notificar y aprovechar de la forma más eficiente los recursos concedidos. Esto implica que no solo deben forjarse como una figura receptora, sino asumir el papel de vigilantes que, siendo maduros en la medida que lo permita el respeto, estos pueden ejercer de forma adecuada el propósito del puente.

Suena fascinante como la conjunción de un ciclo llega a transformarse en buenas intenciones, pero quien realmente logra vigilar el ciclo completo y funge asimismo como un regulador, es el intermediario mismo, las personas de la responsabilidad social. Una función biyectiva de llevar y traer, pero siempre de manera óptima y eficaz, aunque esto signifique doble chamba.

 

Show Comments (0)

Comentarios

Suscríbete a nuestra Newsletter

Date de alta y recibe las novedades más interesante sobre las soluciones de Realidad Digital que necesitas en tu empresa.

Continuando acepto la aviso de privacidad