Navegación

Artículos Relacionados

Disminuye los riesgos a la hora de conceder crédito


Realidad Digital
Disminuye los riesgos a la hora de conceder...

La mayoría de empresas se encontrarán, antes o después, con clientes que, por una u otra razón, se negarán a pagar sus facturas o que las abonarán mucho tiempo después de su vencimiento. Aquí van seis consejos para reducir los riesgos a la hora de conceder crédito a tus clientes y evitar la generación de facturas incobrables.

Evalúa la solvencia de tus clientes

Evaluar la solvencia de tus clientes y establecer límites de crédito son dos medidas muy oportunas para evitar impagos en el futuro. Por ejemplo, puedes requerir referencias comerciales a los nuevos clientes o marcarles un límite más bajo que a los clientes antiguos, que irás ampliando según compruebas su compromiso con los pagos.

La importancia del apartado de términos y condiciones

Es fundamental elaborar un apartado de términos y condiciones claro. Si es necesario, debes recurrir a un equipo de asesores profesional. Asimismo, tendrás que asegurarte de son leídos y aceptados por tus clientes. Puedes publicarlos en tu página web y añadirlos en tus productos y facturas. Para evitar impagos, puedes incluir una cláusula que indique que los productos serán de tu propiedad hasta que se libere el pago por ese artículo y que tienes derecho a reclamar los intereses de demora derivados de los impagos.

Contacta con los deudores de manera diplomática

Si un cliente no ha pagado una factura, llámale. Las cartas de aviso rutinarias tienden a ignorarse. Eso sí, la llamada debe tener un tono cordial y absolutamente diplomático. Funciona mucho mejor que un tono amenazador. En especial, cuando queremos que la relación comercial se mantenga a lo largo del tiempo. Puede haber muchos motivos comprensibles por los que un pago se ha retrasado.

Fija una estrategia que te permita avanzar

A la hora de gestionar impagos es muy importante fijar una estrategia que permita avanzar a nuestro negocio. Por ello, es posible que tengas que cancelar pequeñas deudas que, con el paso del tiempo, no resulten rentables para la empresa. Otras opciones pasan por suspender la línea de crédito al cliente, negociar pagos parciales, refinanciar la deuda en varias letras o solicitar un arbitraje. Piensa en estas medidas antes de acudir a la corte de justicia.

Pide ayuda a profesionales

Debes involucrar a asesores profesionales si no tienes éxito a la hora de recuperar la deuda. Tus abogados pueden perseguir la deuda por ti o recomendarte alguna agencia de cobro. Quizá sea uno de los últimos recursos a emplear, pero a veces es inevitable: una carta de un abogado puede ser suficiente para cobrar una deuda. Sobre todo, cuando las reclamaciones son por cuantías menores.

Utiliza herramientas que faciliten tu trabajo

Existen soluciones especializadas a la hora de estudiar la concesión de líneas comerciales y de gestionar referencias comerciales y bancarias. Es el caso de Originación de crédito, una herramienta desarrollada por GCG sobre la base de Microsoft Dynamics, que aumenta la confiabilidad, consistencia y rapidez a la hora de analizar los procesos de otorgamiento de crédito a los clientes. A ello hay que sumar herramientas que permite controlar todas las solicitudes, automatizar tareas, gestionar referencias y administrar expedientes.

En definitiva, se trata de un CRM capaz de reducir los costos y los riesgos a la hora de conceder una línea de crédito, y de aumentar la seguridad y la agilidad a la hora de afrontar este tipo de situaciones comerciales.

Show Comments (0)

Comentarios

Suscríbete a nuestra Newsletter

Date de alta y recibe las novedades más interesante sobre las soluciones de Realidad Digital que necesitas en tu empresa.

Continuando acepto la aviso de privacidad