La observación de buenas prácticas en el manejo de alimentos cárnicos, confitería, panificación y lácteos, es vital para que lleguen en óptimas condiciones al consumidor.