viernes, 20 enero 2017 / Publicado en Automatización, Gobierno, Normatividad
El mundo digital, es tan real, que es capaz de arruinar la reputación de una persona, en cuestión de segundos.