La evolución de las finanzas ha obligado a ver hacia nuevos horizontes, donde la tecnología se convierte en una ventaja competitiva para aprovechar mejor los recursos.