Los ‘ochomiles’ digitales que tendrás que escalar para hacer crecer tu negocio


admin
Los ‘ochomiles’ digitales que tendrás que...

Tacañería, cicatería, ruindad, miseria o roñosería. Puedes respirar tranquilo, ¡no hemos fundado un diccionario de sinónimos! Tan solo son las múltiples palabras existentes para describir la realidad que afecta a muchas empresas: dejar a un lado una o varias áreas de la organización a la hora de afrontar el proceso de transformación digital para ahorrar parte del presupuesto. ¡Error!

El salto tecnológico es obligatorio en todos los niveles e implica tener que hacer frente a nuevas formas de comunicación, nuevas herramientas, nuevas tecnologías y nuevos usos.

En el mundo del montañismo existen catorce montañas por encima de los 8.000 metros de altura. Afortunadamente, tú solo tendrás que hacer frente a cuatro ‘ochomiles’ digitales para hacer crecer tu negocio. Cálzate las botas… ¡que nos vamos!

La resistencia al cambio

La gente no disfruta con los cambios (¡y tus empleados tampoco!). Adquirir hábitos suele tranquilizar al personal: la rutina supone comodidad y confianza. Los saltos tecnológicos suelen asustar, ¡aunque no queda otra que asumirlos! La transformación digital está cambiando todo en las empresas. Las que no se adapten quedarán irremediablemente rezagadas.

Las personas que no nacieron con medios digitales o que no se criaron rodeadas de ellos tendrán problemas para usar las nuevas herramientas y tecnologías. Sin embargo, una manera de conquistar este reto pasa por poner en marcha sesiones de aprendizaje o hacer que tus empleados se ayuden mutuamente para dominar las habilidades necesarias. ¡Tu negocio depende de ello!

Complejidad

La mayoría de las organizaciones han adoptado las tecnologías necesarias en cada nueva ola de mejoras técnicas. Seguro que tienes computadoras portátiles, ERPs, CRMs y muchas cosas más. Puede también que cada uno de tus departamentos emplee un sistema diferente para el análisis, la gestión de proyectos y la creación de prototipos, entre otras herramientas digitales específicas de la industria a la que te dediques.

Todo esto hace que la gestión de las tecnologías aplicadas dentro de la empresa se vuelva un asunto muy complejo. ¡Algo así como un puzle gigantesco! Y ya sabes lo que pasa cuando nos da por empezar uno: que hay que perder muchísimo tiempo organizando las piezas. No te darás cuenta… pero la productividad de tu compañía empezará a decaer. Cuando quieras remediarlo quizá sea demasiado tarde.

El ‘ochomil’ de la complejidad se soluciona a través de la simplificación y la optimización de todos tus sistemas digitales. No significa que tengas que deshacerte de todos ellos, pero sí debes esforzarte por reducir la complejidad de tu estructura.

Mantenerse al día

La transformación digital es una carrera de fondo. Por ello, necesitas entrenar todos los días para alcanzar la meta. Mantenerte al día es otro de los grandes retos derivados de las últimas tecnologías. La inteligencia artificial, el Machine Learning y el Internet de las Cosas son solo algunas de las innovaciones a las que tendrás que sacar provecho. Pero ¿cómo? La solución es estar siempre un paso por delante.

Para empezar, debes atreverte a soñar en grande. ¡No tengas ningún miedo! Anticípate a la automatización creando nuevos roles en los que la tecnología complemente el trabajo humano: ¡olvídate de reemplazarlo! ¡Basta ya de destruir puestos de trabajo! Estas nuevas herramientas deben ser pioneras en la forma de involucrar a las personas e impulsar aún más la colaboración con la tecnología.

Se trata de destacar, ¡de poner colorada a la competencia con tus adelantos! Por ello, una buena manera de conseguirlo pasa por crear carteras que incluyan ideas potenciales para el futuro, así como crear y evaluar hipótesis comerciales según vayas implementando nuevas tecnologías.

Seguridad

Para que la transformación digital sea exitosa hace falta seguridad. Algunas de las compañías más grandes del mundo han sido víctimas de ciberataques. ¡Y todos corremos el riesgo de caer en alguno de ellos! La seguridad debe integrarse directamente en todas las aplicaciones.

Al igual que posponer una cita médica pendiente, muchas empresas optan por retrasar el fortalecimiento de sus sistemas de seguridad hasta que ya resulta demasiado tarde. Según un estudio sobre seguridad y amenazas de Gartner, el 99 % de las vulnerabilidades explotadas hasta el año 2020 seguirán presentes en el día a día de las organizaciones durante al menos un año. Eso significa que las empresas deben, ante todo, corregir las vulnerabilidades que saben que existen.

Nav On Azure, el mejor paso a la nube

Dar el salto a la nube puede darte un poco de vértigo. ¡Y te entendemos! Los cambios siempre generan resistencias, aunque también debes pensar en la larga lista de beneficios que conllevan. Podrás integrar todas las áreas de tu negocio, desde las más básicas (como las comerciales y financieras) hasta las más específicas (almacenaje y producción, entre otras).

ATX, empresa desarrolladora de Nav On Azure, ha calculado que el 54 % de las empresas que adoptan un ERP en la nube lo hacen para integrar todos los procesos en un solo sistema y sin necesidad de aumentar el número de trabajadores.

Un negocio en crecimiento necesita algo más que informes básicos y de contabilidad: precisas una solución completa de gestión empresarial que te permita aprovechar todas las innovaciones del momento sin chocar contra limitaciones de ningún tipo. ¡Ya está bien de poner puertas al campo!

Con Nav On Azure podrás implementar en la nube de una manera rápida y cómoda el reconocido ERP Microsoft Dynamics NAV, que ha sido diseñado para pequeña y mediana empresa. Esta herramienta combina las ventajas de operar con Windows Azure, simplifica procedimientos y reduce tiempos y costos.

Show Comments (0)

Comentarios

Suscríbete a nuestra Newsletter

Date de alta y recibe las novedades más interesante sobre las soluciones de Realidad Digital que necesitas en tu empresa.

Continuando acepto la aviso de privacidad